Llamenos. Estamos en Madrid y Alicante
+34 912 86 58 09

DELITO DE TRÁFICO DE DROGAS. CONSUMO PROPIO

trafico drogas

En el artículo 368 se establecen las conductas básicas que conforman el tipo penal, que son el cultivo, la elaboración, el tráfico, promover, favorecer o facilitar su consumo y poseerlas para dichos fines, distinguiendo a efectos de penas si las sustancias son susceptibles o no de causar un grave daño a la salud pública. Para diferenciar entre posesión para autoconsumo y tráfico de drogas la jurisprudencia en la mayoría de los casos tiene que acudir a la prueba indirecta o indiciaria.

La Sentencia Nº 425/2017 de la Audiencia Provincial de Alicante, Sección Décima absuelve a los dos acusados (uno de los cuales defendido por nuestro despacho), para los cuales el Ministerio Fiscal solicitaba una pena de tres años y seis meses por del delito contra la salud pública, al considerar que las sustancias ocupadas eran para el autoconsumo: “ Los hechos declarados probados no constituyen el delito de tráfico de drogas que el Ministerio Fiscal imputa a los acusados, pues la prueba practicada en el plenario no ha llevado a la Sala al convencimiento de que las sustancias intervenidas estuvieran dispuestas para el tráfico con terceras personas.”

La Sala llega a la anterior conclusión al considerar que el hallazgo policial de la droga es puramente casual, siendo ello a raíz de la entrada en la vivienda por la denuncia de una grave agresión física con arma blanca; los agentes de policía local declararon en el plenario, que no tenían noticia previa, conocimiento ni sospecha de que el referido domicilio fuera un punto conflictivo de venta de drogas o sustancias estupefacientes, ni que sus moradores pudieran dedicarse a esa ilícita actividad. No existía investigación previa alguna, ni dato o sospecha policial que relacionara a los acusados con el tráfico de drogas; la cantidad de droga incautada era exigua; Todos ellos eran consumidores habituales intensivos de las más variadas drogas.

En relación a los argumentos de la acusación, la Sentencia concluye: “Cierto es que la presencia de esas pastillas, junto a la trituradora, las bolsitas sin utilizar y algún otro dato pudiera hacer pensar en una actividad de reelaboración o mezcla para la posterior introducción en el mercado. Pero lo cierto es que la ausencia de droga que cortar, junto a la ambivalencia del resto de datos, impide alcanzar conclusiones irrefutables. Sin duda existían sospechas vehementes que amparaban la acusación, pero la practica contradictoria y conjunta de la totalidad de la prueba practicada en el acto del juicio arroja resultados confusos, zonas de duda y versiones alternativas no desvirtuadas que obligan a dictar una sentencia absolutoria.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *